UGT Cantabria critica que Gobierno y CEOE negocien ayudas a hostelería y comercio sin contar con los sindicatos

El sindicato, mayoritario en Cantabria en ambos sectores, considera que es “una desconsideración absoluta” para los trabajadores y el diálogo social

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT Cantabria, sindicato mayoritario en el comercio y la hostelería,  ha emitido hoy un comunicado en el que rechaza que el Gobierno regional y la patronal CEOE-Cepyme negocien de manera bilateral ayudas a ambos sectores “sin contar con los trabajadores y sus legítimos representantes, los sindicatos”.

La federación ugetista considera “de sentido común” que todas las ayudas para paliar el impacto de la pandemia de la Covid-19 en los sectores de hostelería y comercio “deben tratarse en el foro institucional habilitado para ello, el diálogo social, y contar con la participación de todos sus integrantes, incluidos los sindicatos más representativos”.

“Es una desconsideración absoluta para los trabajadores, sus sindicatos representativos y el propio diálogo social que el Gobierno de Cantabria y la CEOE-Cepyme negocien por su cuenta y gestionen de manera unilateral las ayudas a sectores especialmente castigados por la actual crisis”, precisa FeSMC de UGT en Cantabria.

“No tenemos la menor duda de que este tiempo de pandemia ha perjudicado seriamente a las empresas pero tampoco se puede olvidar que los trabajadores y trabajadoras son los que han sufrido los cierres de empresas y las mermas económicas con la aplicación de los ERTE”, puntualiza el sindicato, que califica de “imprescindibles” estas ayudas directas, aunque con la presencia de las organizaciones sindicales más representativas en todo lo relativo a su gestión.

La federación de UGT donde se adscriben los afiliados del sector del comercio y la hostelería insta al Gobierno de Cantabria al “cumplimiento íntegro de la participación en el diálogo social porque no sirve de nada crear ámbitos de negociación directa con los empresarios si luego se obvia de manera tan descarada la representación de los trabajadores”.